esarzh-CNnlenfrdeitptrusv

Royal Park Noticias

El 'ladrillo' vuelve a la ciudad de los rascacielos

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Benidorm retoma el 'boom' de los proyectos urbanísticos de lujo en la playa de Poniente paralizados por la emergencia sanitaria.

Benidorm, 9.10 de la mañana. En una farmacia situada al final de la Avenida Jaime I, prácticamente en primera línea de Poniente, tres obreros tratan de comprar mascarillas. Pertenecen a la constructora San José, que acaba de retomar las obras de su primer hotel de lujo en la capital turística, un H10 ubicado en una de las pocas parcelas que quedaban disponibles para construir cerca de la playa. Trabajan a pleno rendimiento en el interior del edificio desde primera hora porque su inauguración sigue prevista para principios de verano.

Como ellos, son miles los trabajadores que se reincorporaron esta semana a los proyectos frustrados por la crisis sanitaria. El sector de la construcción volvió al trabajo en la Comunidad Valenciana en el primer día laborable tras el decreto del Gobierno de España que obligó a suspender toda actividad no esencial desde el 28 de marzo. En el caso de Benidorm, el freno al ladrillo supuso un parón en la importante reconversión que varias empresas están haciendo de la zona de Poniente, la menos transitada de las dos playas principales de la ciudad turística, y que contempla la construcción de varios hoteles y rascacielos de lujo, incluido el H10, la nueva Delfin Tower (al lado del mítico Gran Hotel Delfín) o el edificio Intempo, el destinado a ser el residencial más alto de Europa.

Sergio Vidal, promotor de la Delfin Tower, explica que el parón de actividad les afectará aproximadamente «un mes», aunque no descarta que el desarrollo se ralentice si hay u n nuevo rebrote. Actualmente los obreros están «trabajando en la estructura, que estará lista en el mes de mayo. El plazo inicial para completar el edificio es el primer trimestre de 2021.

La Delfin Tower tendrá una altura de algo menos de 100 metros, y contará con 22 plantas y 44 viviendas de lujo, de entre dos y cuatro dormitorios. Sus precios oscilan por regla general entre los 700.000 y los 1,5 millones, aunque ya se ha vendido una por 2,5 millones. El inmueble, que aspira a ser un icono de la ciudad, tiene la particularidad de que ha prohibido el alquiler vacacional en sus estatutos, con el objetivo de «garantizar su uso estrictamente residencial» y evitar su uso estrictamente turístico.

En cuanto al Intempo, la promotora ha reiniciado las obras de actualización del edificio con 75 personas con el objetivo de «volver cuanto a tes a la normalidad» y completar la comercialización de sus 269 viviendas. En la parcela adyacente de Vía Parque está trabajando también TM, con dos torres de lujo en un solar de 165.000 metros cuadrados en la que es su mayor promoción de suelo de toda su historia. Queda pendiente un proyecto hotelero de Riu, o el nuevo residencial cerca del Gran Hotel Bali que impulsan los antiguos dueños de Goldcar, entre otros.

Gran parte de esta expansión se centra en la zona de Poniente, aprovechando la continuidad del diseño viario que proporcionó en 2012 la ampliación del paseo obra de Carlos Ferrater y Xavier Martí, aunque también afecta a otras zonas de la ciudad como la playa de Levante, con la reapertura del hotel Selomar adquirido por la cadena Barceló tras muchos años cerrado y abandonado. De hecho, la patronal hotelera estima que en 2022 Benidorm contará con 13.000 camas más, lo que supone pasar de las 43.000 actuales a 56.000 (un crecimiento del 30%).

REFORMAS Y OBRA PÚBLICA

No se trata, además, solo de obra nueva. La asociación turística Hosbec cree que ahora es el momento perfecto para acometer proyectos de reforma que normalmente se planifican para otoño e invierno. Su secretaria general, Nuria Montes, indica que ya hay al menos «seis o siete proyectos importantes» de rehabilitación de inmuebles, y que solo falta que «el Ayuntamiento sea capaz de agilizar las licencias para poder aprovechar al máximo el tiempo que aún tenemos por delante».

Los más de 100 establecimientos hoteleros de Benidorm ya cerraron sus puertas una semana antes del decreto obligatorio del Gobierno (19 de mayo), al considerar que su actividad era «incompatible» con al cuarentena. En opinión de Montes, es importante aprovechar este periodo para, «en la medida de lo posible, luego no tener que parar la actividad cuando se reabran las fronteras y se reactive el turismo». Y no solo por la parte de la iniciativa privada: «Es ahora cuando se tienen que ejecutar los proyectos urbanos en ciudades turísticas importantes, como por ejemplo la remodelación de la avenida Mediterráneo», la principal avenida de la zona de Levante de Benidorm.

En esta línea se ha pronunciado también el Ayuntamiento, al asegurar que iba a aprovechar el periodo de confinamiento para llevar a cabo actuaciones de mejora en zonas de la ciudad habitualmente muy transitadas y que «en un momento de normalidad generarían molestias a viandantes y comerciantes», muy especialmente en los puntos más turísticos de la ciudad.

Noticia sacada del Periódico El Mundo.